VEKA AG

El PVC VEKA frente a otros materiales

¿Ventanas de PVC o aluminio?

Sistema de PVCVEKA SOFTLINE 82 en color azul cobalto

Alto impacto medioambiental y uso de elementos tóxicos

Estudios y análisis realizados en los últimos años han puesto de manifiesto el escaso respeto medioambiental del aluminio, debido a que para poder ser utilizado como material constructivo necesita someterse a una serie de procesos que tienen un gran impacto en el medio ambiente.

Además, el aluminio pasa por un proceso de pretratamiento en el que se emplean elementos químicos que han sido catalogados como tóxicos. Los decapantes que se utilizan para limpiar el metal puro antes de imprimarlo y lacarlo, o para proteger el anodizado del aluminio han sido catalogados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la OSHA (Occupational Safety and Health Administration) de Estados Unidos como elementos tóxicos o cancerígenos. La exposición prolongada a estos productos químicos puede tener serios efectos sobre la salud de las personas. Sin embargo, el PVC sólo emite vapor de agua a la atmósfera en su transformación y es un material reciclable al 100%, convirtiéndose en el material más duradero y eficiente de aquellos utilizados en la fabricación de sistemas de ventanas y puertas.

Reducidas prestaciones aislantes


El aluminio es buen conductor tanto del frío como del calor, causando importantes pérdidas de calor o ganancia de frío al interior de la vivienda.

Para contrarrestar esta desventaja, los fabricantes de sistemas de aluminio han agregado una rotura de puente térmico (RPT). Esta rotura de puente térmico normalmente es una banda plástica rígida que se inserta en el cuerpo de los perfiles de aluminio. Pero a medida que aumenta el valor de aislamiento de la ventana de aluminio, la integridad estructural de la misma se ve afectada, ya que esta banda no tiene el mismo comportamiento que el aluminio que reemplaza.

En cambio, el PVC es un gran aislante del frío y el calor. Incluso a  muy bajas temperaturas, la ventana con perfiles de PVC mantiene una temperatura agradable al tacto. Lo mismo ocurre con las altas temperaturas en verano. La ventana de PVC crea una barrera térmica natural a la vivienda, sin el costo añadido y los problemas de una rotura de puente térmico artificialmente instalada.

Los sistemas de PVC VEKA, diseñados con cámaras que dividen el espacio interior del perfil, hacen que las temperaturas extremas de frío o calor en el interior no lleguen a estar en contacto con la temperatura de confort de la estancia. Las ventanas de aluminio también tienen cámaras interiores pero debido a las características de conductibilidad térmica de este material, estas cámaras interiores ganan o pierden temperatura, anulando el funcionamiento de las mismas y aislando mucho menos que las ventanas de PVC.

La corrosión afecta al aluminio


El aluminio es un material que se corroe. Incluso con buenos acabados superficiales es susceptible de ser rayado, dejando expuesto el metal puro a la agresiva acción ambiental. La corrosión además de causar la decoloración superficial de la ventana, también puede acarrear problemas en el funcionamiento de la misma.

El aluminio también es susceptible de tener problemas de corrosión electroquímica cuando la ventana de aluminio se fija con tornillos de acero. Otros agentes como la salinidad del aire en zonas costeras o la contaminación ambiental de las grandes ciudades también atacan al aluminio, generando corrosión a corto plazo.

El PVC, por el contrario, no sufre ningún tipo de alteración por la acción de agentes externos como puede ser la polución ambiental, la radiación solar, la salinidad, la humedad, el frío, el calor u otros agentes corrosivos.

Problemas de condensación en las ventanas de aluminio

La condensación es otro de los graves problemas que afecta a la ventana de aluminio. Debido a su alta conductividad térmica, las superficies interiores de la ventana adquieren temperaturas muy bajas en invierno y esto provoca la condensación de la humedad relativa del aire en el interior de la estancia. Este desagradable efecto de ventanas mojadas causa desperfectos en las paredes, cortinas, parqué, muebles, etc.

Sin embargo, el PVC gracias a su gran aislamiento térmico, minimiza el riesgo de condensación, evitando que salgan humedades en el interior de la vivienda.

Debilidad de las esquinas del perfil de aluminio


La problemática habitual en las esquinas de las ventanas de aluminio es inducida por la acción del viento y por los asentamientos diferenciales de las estructuras, además de la propia dilatación-contracción del material, lo que provoca fuerzas de empuje hacia los laterales de la ventana y una elevada carga de tensión en las esquinas. De ahí la importancia de prestar atención a la forma en la que se unen los perfiles en las esquinas de la ventana. Los perfiles de aluminio se unen con tornillos de presión para formar las esquinas, pudiendo provocar corrosión galvánica incluso si los tornillos son de acero inoxidable. Esto debilita seriamente la resistencia de las esquinas.

En cambio, el PVC ya que es un material totalmente inerte, no se ve afectado por ningún tipo de corrosión. Además, para aportar mayor seguridad, las esquinas de las ventanas de PVC se sueldan, haciéndolas así totalmente impermeables a la filtración de agua o aire y logrando una resistencia muy superior a la que se puede obtener con un par de tornillos.

CARACTERÍSTICAS DE LAS VENTANAS DE PVCCARACTERÍSTICAS DE LAS VENTANAS DE ALUMINIO
Excelente aislante térmico.Reducidas prestaciones como aislante térmico. 
Elevado aislamiento acústico.Bajo aislamiento acústico.
Baja permeabilidad al aire y alta estanqueidad al agua.Unión mecánica de las esquinas, por tanto, no son estancas, permitiendo el paso del aire y el agua.
Inmune a la contaminación.Tendencia a oxidarse y rayarse.
Resiste la condensación.Proclive a generar condensación.
Larga duración.Susceptible de ser corroídas a corto plazo.
Mínimo mantenimiento.Las esquinas se unen mediante tornillos que pueden aflojarse.

La ventana de PVC es la que más energía ahorra, hasta un 70% más respecto a otros materiales

Analizados 14 tipos de ventanas con distintos materiales (aluminio, madera y PVC), con distintos acristalamientos y comparando para cada caso el ahorro de energía alcanzado si se sustituye cada ventana por otra de características superiores, el ahorro alcanzado instalando una ventana de PVC frente a una de aluminio puede llegar al 70% (PVC con vidrio bajo emisivo frente a aluminio sin rotura y vidrio simple). El estudio parte de un organismo oficial e independiente como el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía IDAE, dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, publicado en la guía técnica “Soluciones de Acristalamiento y Cerramiento Acristalado”.

El resultado obtenido, en todos los casos analizados por el IDAE, es que la ventana de PVC es la que más energía ahorra, contribuyendo al mismo tiempo y de forma decisiva a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.
 
Sin embargo, el IDAE sólo analiza ventanas de PVC con 3 cámaras aislantes, mientras las ventanas fabricadas con perfiles de PVC VEKA tienen de 5 a 7 cámaras, esto aumenta el ahorro energético entre un 27% y un 44% respectivamente.

Comparativa de una ventana fabricada con aluminio frente a una ventana fabricada con PVC VEKA

> Para saber más descargue la ficha técnica Ventanas de PVC vs ventanas de aluminio...