Todo lo que deberías saber sobre una vivienda bioclimática

Actualmente convivimos en un mundo muy concienciado con el medio ambiente y cada vez más en el mundo de la arquitectura se están desarrollando muchas corrientes que ayuden a conservar y cuidar nuestro medio ambiente mediante edificios mucho más sostenibles. Hace poco os hablamos de la tendencia Passivhaus y esta semana os queremos descubrir otra nueva corriente, la vivienda bioclimática.

 

“El 28% de las emisiones de CO2 procede de los edificios, por lo que la actuación sobre ellos se torna indispensable para que nuestro país cumpla con los requisitos medioambientales.”

 

¿Qué es una vivienda bioclimática?

Una casa bioclimática se basa en buscar la forma natural más óptima de aprovechar lo mejor posible los elementos naturales del entorno. En definitiva, la construcción bioclimática es una forma de proyectar, construir y rehabilitar edificios para que sean sostenibles.

Puede que en un principio no te plantees apostar por una vivienda de estas características porque se trata de una inversión algo mayor (entorno a un 10-15% más que una vivienda convencional). Sin embargo, a largo plazo te repercutirá positivamente, ya que te sirve para disfrutar de una mayor calidad de vida y ahorrar en la factura de luz minimizando el consumo de energía.

 

vivienda bioclimática

 

Fundamentos básicos de una vivienda bioclimática

Cómo ya te habrás hecho ligeramente una idea de que este tipo de hogar no es similar a una vivienda al uso. Queremos explicarte ciertas reglas que rigen y que son muy particulares en un hogar bioclimático. Te explicamos los criterios más sencillos:

  1. La ubicación es premisa principal. Debe ser la más adecuada para aprovechar los recursos naturales de la luz y el calor del sol lo máximo posible. Lo ideal sería conseguir el máximo aprovechamiento de la radiación solar y crear corrientes naturales de aire. Para ello, la casa debe tener una orientación norte-sur
  2. Sistemas de aislamiento para evitar pérdidas de energía. Es fundamental el uso de ventanas aislantes y la mejor opción es hacerlo con sistemas de perfiles PVC VEKA conjuntamente con un vidrio bajo emisivo.
  3. Instalaciones basadas en las energías renovables y en el ahorro energético. Para lograrlo hay que prediseñar la vivienda con una menor demanda energética.
  4. Apostar y aprovechar al máximo todas las energías naturales.

 

 “Si nuestra vivienda está bien orientada, podemos obtener hasta un 60% de ahorro.”

 

La arquitectura bioclimática, intenta aprovechar lo máximo posible el uso de materiales autóctonos, con poco consumo energético en su fabricación, también la combinación de diferentes técnicas constructivas que intente aprovechar de los recursos naturales, tales como:

• Sol
• Ventilación
• Vegetación
• Clima

 

 

 

Ventajas e inconvenientes de las viviendas sostenibles

Te hemos comentado algunos de los beneficios que tiene apostar por este tipo de construcción de viviendas sostenibles pero queremos darte algunas ventajas más que seguro que harán que te enamores de este nuevo concepto:

 

  • Aumento del confort y calidad de vida: conseguirás disfrutar de espacios únicos y ganarás en confort, ya que este tipo de viviendas consiguen mantener una temperatura más constante y que además, logran repartir por todo el hogar y evitan los cambios bruscos que provocan, por ejemplo, los sistemas convencionales de aire acondicionado. Ganarás en vitalidad y bienestar.
  • Ventilación y aislamiento: estos elementos son claves para la construcción de este tipo de viviendas. Además, las ventanas juegan un papel muy importante en su construcción al mejorar la conservación de la vivienda. El aislamiento, por otro lado, también es importante, ya que permite que no entre el frio y se mantenga el calor en la vivienda. ¿Sabes cómo puedes mejorar el aislamiento de tu vivienda? Te lo contamos aquí.
  • Mayor iluminación natural: este sea quizás su característica más atractiva. Conseguirás disfrutar de un hogar lleno de vida y de luz natural, ya que su diseño permite aprovechar la máxima radiación solar.
  • Convivencia más saludable: una característica particular de estas construcciones, es que producen ventilaciones naturales. ¿Qué significa? Nos referimos a que no secan el ambiente y evitan el aire viciado de los aparatos de aire acondicionado, con lo que se reducen las alergias, astenias o jaquecas que éstos pueden producir.
  • La domótica en una casa bioclimática es una herramienta fundamental, ya que con unos cuantos sensores podemos hacer que nuestra casa sea inteligente y regule por si misma cuestiones como la ventilación o la entrada de luz. ¿Cómo? Muy sencillo. Aprovechando al máximo la luz natural mediante ventanas que se abren o se cierran de forma automática según detecten subidas o bajadas de temperatura o persianas cambian su orientación gracias a sensores lumínicos y una sencilla aplicación.
  • Ventanas: Si tu vivienda se encuentra en una región caliente, te aconsejamos multiplicar el número de ventajas para conseguir luz natural y ventilación, pero al mismo tiempo éstas han de incluir algún tipo de protección.

 

Estos son algunos de los ejemplos de los amplios beneficios y ventajas que tendría el impacto en tu vida de una vivienda bioclimática.

Una vez que has llegado al final de este artículo podemos decir que ya conoces todo lo necesario sobre la arquitectura bioclimática. ¿Qué te parece? ¿Apostarías por ella?